Ventajas y desventajas del teletrabajo: ¿cómo seguirá después de la pandemia?

El tecnólogo y emprendedor Santiago Bilinkis (promoción 1989-) compartió los datos de una encuesta que da cuenta de las modificaciones de los esquemas laborales y el avance del teletrabajo durante la cuarentena.

El aislamiento social, preventivo y obligatorio para contener la pandemia de coronavirus aceleró el desarrollo de tecnologías enfocadas en el trabajo y la educación a distancia.

Una encuesta realizada por el fundador de Officenet Santiago Bilinkis sobre más de 4000 participantes muestra hasta qué punto y de qué modo creció el teletrabajo en la Argentina.

En diálogo con Cristina Pérez en Radio Mitre, Bilinkis señaló que “en una situación normal, solo el 14% de la gente trabaja en la casa mientras que ahora esa cifra alcanza al 94%”. “Fue un cambio de escenario total e impresionante por la velocidad a la que hubo que hacer esa transición, sin estar entrenados ni saber cómo teletrabajar. Muchas empresas no tenían las herramientas y mantenían la mentalidad antigua del control, la presión y el maltrato”, agregó.

Según los datos recogidos en el informe, el tecnólogo aseguró que “la gente se encontró con que trabajar desde la casa es difícil” ya que “se borran ciertos límites y porque en general los hogares no están equipados para trabajar”.
“Casi la mitad de las personas no tiene una habitación con privacidad en la que está tranquilo. El 40% no tiene un escritorio o una mesa adecuada para trabajar y dos tercios no tienen una buena silla. Un 20% no tiene computadora”, graficó. No obstante, Bilinkis indicó que, pese a las limitaciones técnicas, “el 70% está mucho más contenta que antes y siente que subió su productividad y su satisfacción laboral”.

“Sin pasar por alto las terribles condiciones que plantea la pandemia, estamos descubriendo que trabajar en casa es mejor que ir a la oficina todos los días. Los empleadores están descubriendo que la productividad sube. El teletrabajo llegó para quedarse”, apuntó. En esa línea, el autor de Pasaje al futuro consideró que la cuarentena plantea un cambio de paradigma laboral debido a que “la gente no quiere volver a la oficina todos los días pero tampoco quiere trabajar en la casa todos los días”. “Lo que por lejos más aceptación tiene tanto en los empleados como en los empleadores es un esquema híbrido donde exista la flexibilidad para trabajar dos o tres días en casa y el resto en la oficina”, agregó.
Para Santiago Bilinkis, esa novedosa combinación entre la modalidad virtual y la presencial manteniendo una alta productividad presenta múltiples beneficios.

“Tiene espectaculares consecuencias ambientales. Si se baja a la mitad la cantidad de personas que van a la oficina cada día, se reduce el desastre de la hora pico, el colapso del transporte y la polución. En CABA, las personas destinan en promedio una hora y veinte en ir y volver de sus trabajos”, consignó. Al mismo tiempo, el emprendedor destacó que mediante el teletrabajo, “alguien que vive lejos de una gran ciudad tendrá posibilidades similares a alguien que vive en Buenos Aires, con un costo de vida más bajo y con una calidad de vida más alta”. “El 75% de las empresas están más abiertas que antes de la pandemia a contratar a personas en localizaciones remotas. Quizás paguen sueldos más bajos que en Buenos Aires pero le abre una posibilidad a personas que no accedían a trabajar de esta manera. Esto hará que haya gente que se mude de las ciudades a lugares más chicos”, vaticinó.
Desde la perspectiva empresarial, Bilinkis añadió que las compañías “van a ahorrar un montón de plata con el teletrabajo y esa razón será la verdadera fuerza que estará detrás de que esto se imponga”.

Para escuchar la entrevista completa, puede ingresar aquí

Articulo publicado en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *