Para ver online | Entrevista a Mario Roberto Álvarez

La entrevista realizada en 2005 al Arq. Mario Roberto Álvarez, (promoción 1931 ) cuyas copias en DVD aùn se encuentran disponibles en la Asociaciòn, ha sido digitalizada por nuestro prosecretario Marcos Volcovich para acceso general de toda la Comunidad Educativa.

Compartimos con uds. en enlace de Youtube, al que pueden acceder haciendo click aquì

Sobre el entrevistado:

Entre 1937 y 1942 fue empleado del Ministerio de Obras Públicas de la Nación, y entre 1942 y 1947 fue Director de Arquitectura de la Municipalidad de Avellaneda, realizando allí obras como un asilo de huérfanos, el primer jardín de infantes de la República, un hogar de ancianos, construcciones en el cementerio local o el primer corralón de basura de Lanús.

En 1948, Álvarez trabajó para el nuevo Ministerio de Salud Pública de la Nación, dirigido por el sanitarista Ramón Carrillo, y diseñó dentro de este organismo una serie de Centros Sanitarios de concepción totalmente moderna en ciudades del Noroeste argentino. Dentro del Primer Plan Quinquenal, Álvarez proyectó y construyó los edificios sanitarios de Salta, Catamarca, Jujuy, Tucumán y Corrientes. En 1950 se asocia Víctor Satow y en 1962 Alberto Gentile.

Por otro lado, en sus primeros años trabajó asociado en varias oportunidades con el arquitecto Macedonio Ruiz, con el cual ganó el tercer premio para el concurso del Monumento a la Bandera en Rosario, en 1940. Más tarde, diseñaría el Teatro General San Martín en 1954, y el edificio de departamentos en la esquina de Posadas y Schiaffino, en 1959.

La obra del Teatro General San Martín le sirvió para propulsarse a nivel internacional, ya que al día de hoy sigue considerada una de las obras más notables de arquitectura moderna de aquella época.

En la década de 1960, el estudio Mario Roberto Álvarez y Asociados se consolidó y fortaleció como oficina profesional, construyendo una serie de edificios bancarios, de vivienda y de oficinas en torre, que mostraron la capacidad y el rigor alcanzado para ejecutar obras de gran escala, utilizando un criterio funcionalista y racionalizado. Estructuras de hormigón armado a la vista, fachadas vidriadas y planos de granito o mármol aparecen con elementos característicos de la arquitectura sobria y moderna alcanzada en esta época: la nueva casa matriz para el Bank of America en Buenos Aires, las ampliaciones para el Teatro Colón y el Teatro Cervantes o el Edificio Panedile de departamentos.

Por su enorme trayectoria en la arquitectura recibió el Premio al Mérito a la Arquitectura, en el año 1974; 2 Premios Konex, el primero en 1992 y el último, en calidad post mortem, en 2012; y fue nombrado miembro de número de la Academia Nacional de Bellas Artes.

Articulo publicado en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *